¿Te sientes solo?

No es ningún secreto que detrás de cada candidato político, bien sea Presidente, Concejal, Senador o Diputado, existe un contingente de personas que se encargan de miles de detalles, desde la imagen, oratoria, planificación de discursos, propaganda y un sin fin de herramientas que ayudan a dar a conocer al candidato y en consecuencia lo llevan hacia el éxito de su carrera política.

Sin embargo, cuando hablas desde la confianza, desde el lenguaje más humano, cuando lo haces mirándole a los ojos, cuyo único testigo son simplemente las paredes que rodean dicha conversación, florece de una forma discreta y sale en evidencia, la palabra “soledad”.

Esto me recuerda a las palabras de Javier Fernández Aguado y José Aguilar en su libro “La soledad del Directivo”…Resulta esencial para un directivo distinguir una conveniente soledad, que preserva la intimidad, de un perverso aislamiento que impide tomar decisiones correctas. Tan equivocado es caer en el riesgo del autoritarismo como en el de la participación omnímoda.

Se ha generado la creencia que la soledad es una exclusividad de los que están arriba y por ello se tiende a minimizar las consecuencias de este estado emocional, muchas veces no compartido y otras no con la persona más apropiada.

El miedo es una de las características no compartidas de las personas con mayor responsabilidad, no es un miedo generalizado ante su cometido sino ante lo desconocido.

Afrontar determinadas situaciones personales que mal gestionadas puedan desarrollar un sentimiento de “soledad” que va más allá de estar solo, genera la necesidad de buscar alternativas, soluciones ante dicha realidad.

En muchas ocasiones el poder esta cuestionado y amenazado y llevar al extremo este aspecto nos puede llevar a conductas “endiabladas o no racionalizadas”. Un ejemplo lo podríamos ver en Steve Jobs, su obsesión por la fuga de conocimiento lo lleva a realizar pautas laborables poco comunes, como el aislamiento de quienes ejecutan los proyectos más punteros.

La experiencia me lleva que todo número uno, aquel que es referente de todos, es el único que no tiene pares, y como consecuencia no se puede negar el carácter solitario que acompaña el día a día del Político, tanto a la hora de tomar decisiones importantes y arriesgadas, como a la hora de gestionar eficientemente su tiempo a favor de la búsqueda de conciliación de su vida publica y su vida personal, ésta muy reducida si decide vivir por y para la política.

La soledad no elegida es dañina, generando un estrés y aislamiento y esto lleva en ocasiones a la incapacidad de tomar buenas decisiones, por ello buscar a alguien con quien hablar o compartir inquietudes, sueños, problemas, alguien en quien puedas confiar, un coach, un consejero personal, o un orientador, ayuda a cambiar este sentimiento.

Por ello al elegir un cambio en tu modelo de liderazgo obtienes diferentes resultados:

Cuando estás dispuesto a perder “cuota de poder” compartiendo información dentro de tu equipo de trabajo, te liberas de este lastre, la cuestión llega cuando no sabemos que podemos o no podemos contar y ante esta situación en muchas ocasiones elegimos el silencio.

Cuando tomas conciencia de cuales son tus valores y eres consciente de los que no están alineados con la organización que representas, tienes la opción de elegir, si tienes una distancia considerable, es probable que a la larga el aislamiento será mayor en distintas direcciones, sobre aquellos a los que tienes que responder y sobre a los que dependen de ti, y llegara el momento que tendrás que replantearse si realmente quieres seguir.

Nunca trabajas solo y fomentar las competencias generando confianza entre los que te rodean, es una experiencia que solo se puede entender cuando lo pones en practica, y vivirlo lo sorprendente, pues los pequeños detalles importan.

Tomar conciencia de quien eres realmente, saber que te mueve, entender en que situación real te encuentras y no en la que crees que te encuentras, es imprescindible para llegar a tu objetivo.

Eligiendo por ti mismo, tu momento de soledad.

Reacciones:

6 comentarios:

pilar mandl dijo...

¡Pero qué bien explicado!
Olvidas lo "relajante" que es reír a carcajada limpia escuchando tus anécdotas... y hacer reír SÍ tiene mérito y mucho y poca gente lo consigue.

Un beso

Begoña Coach Politico dijo...

@Pilar_mndl....jajajaj buen momento el compartido y cierto es, que el inicio de otros más.

No olvidemos que la risa es contagiosa y que mejor forma de pasar la vida que ir reflejando aquello que queremos recibir.

Gracias Pilar...de todo corazón...

Manel dijo...

Begoña, menudo cambio…¡Felicidades!, parece que cada día lo tienes más claro.

Begoña Coach Politico dijo...

@Manel...bueno ya sabes...el mundo empresarial va muy unido al político, aunque no se reconozca ni se hable, y la experiencia pasada asienta las experiencias futuras.

Dos años en el silencio politico... ayuda a tener más claras determinadas metas.

Gracias y espero que ayude a mantenerte vivo por este rincón...

Anónimo dijo...

Me atrevo a realizar un comentario, Begoña, en primer lugar para darte la enhorabuena. En segundo, para darte mi opinión: he sido político con distintas responsabilidades durante 16 años en una ciudad pequeña (60.000 hab.)y la soledad a la que haces referencia es provocada, fundamentalmente, por la inseguridad del líder. Cuando empiezas a "ver" o sentir fantasmas por todos lados,(como yo le llamo "el síndrome de movimiento de sillón")la reacción es enrocarse, no compartir, mentir para sacar verdades, sospechar de todo y todos... en fín, el miedo. El miedo te lleva a tomar decisiones erróneas, a desviar energías quitándola de tu gestión, a confiar en el que sólo te dice lo que quieres oir y acabas rodeándote de mediocres que sólo te alaban, pero no aportan soluciones a la organización. Creo que ésa es la clave: Falta de seguridad en tu liderazgo.
Gracias.

Un saludo cordial.

Begoña Coach Politico dijo...

@Anónimo...en primer lugar, darte la bienvenida a este rincón.

Transmitirte que me ha gustado mucho la reflexión que has realizado al final de tu comentario "El miedo te lleva a tomar decisiones erróneas..."

En otra ocasión hablamos precisamente del miedo...http://coachpolitico.blogspot.com/2008/12/miedonomiedopilar-jeric.html

Como muy bien dices cuando uno tiene miedo, comienza a ver donde no hay, a crear donde no puede salir nada y sobre todo a perder la energía para seguir adelante.

Y cuando uno llega a ser consciente de ello, en ocasiones lamentablemente en la vida politica es tarde... sin embargo, este aprendizaje te aporta una nueva oportunidad, la cuestión es, si uno fuera de la vida pública es capaz de valorarlo.

Gracias....

Related Posts with Thumbnails