¿Debería......o......Podría?


¿Puede un personaje público, un político, enfrentarse casi a diario a situaciones que no encajan con sus expectativas? ¿Y aprender a vivir con ello?



Cuando nos enfrentamos a una situación permanente de “Debería”… aquellas cosas que creemos que debemos hacer, que representan una obligación, simplemente, no nos interesan, aunque no sea en el fondo sino en la forma…o viceversa….



Debería implementar y adecuar las necesidades de la ciudadanía a los proyectos y compromisos del partido, Debería reunirme y afrontar aquellos proyectos que llevan varios días o dos, tres, cuatro meses, entre las bandejas de mi despacho, Debería conciliar mi vida social-política con mi familia, Debería aumentar mi comunicación, Debería tomar un café con ????, Debería y Debería… Debería….Debería…. ¿Cuánto tiempo hace que deseo esos cambios en mi vida?



Ayer hablé de “vampiros de energía”… releyendo el documento puede interpretarse que estos vengan de fuera, sin embargo, ¿Cuántos de estos “vampiros” hemos alojado en nuestra casa? ¿En nuestro entorno cotidiano? ¿En nuestra conciencia? Cada uno de los debería que pasan por nuestra cabeza a lo largo del día, es un “vampiro en potencia y crecimiento”, y lo curioso, seguimos alimentándolos, simplemente por el hecho de no hacer nada, de no actuar, de no pasar a la acción.



En ocasiones confundimos objetivos con debería, y cuando se convierten en lo segundo es muy complejo conseguirlos, pues existe una parte implícita que los hace obligatorios, y las obligaciones impuestas ¿a quien le gustan?



Imagina por un momento el cambio de enfoque de un debería, por un podría. ¿Que sucede a partir de ese momento?, una respuesta fácil, que tu entorno personal cambia, pues la actitud de realizar es mucho más gratificante que la de esperar a que sucedan las cosas. La gente percibe los cambios, para bien y para mal, y una cosa lleva a la otra, es una cadena de circunstancias, donde sabes que comienzas una filosofía de vida, que no tiene vuelta atrás. Y todo lo que significa crecer, ir hacia delante, es prosperar, y esto, esto si que nos gusta a todos.



Hoy te propongo un objetivo, planifica y busca un tiempo para ti, bien sea entre semana, bien el fin de semana, una hora de todas aquellas que te quedan por vivir, y haz una lista de aquellos Deberías que conviven contigo, analízalos, y deshazte de todos los que puedas. Si de alguno no puedes prescindir, busca la manera de reconvertirlo, o simplemente de delegarlo, podrás lograr dos cosas, una liberarte y dos, tal vez tu Debería sea la ilusión de alguien de tu entorno, y lo hagas feliz.



Imagina, visualiza como te encontrarás una vez conseguido tu objetivo.



Hay un anuncio de hace unos años que me encanta por el significado que tiene……..


Imagina que todos los días, por la mañana, te encontraras en tu puerta 1.440 euros. Podrías dárselos a la gente, o usarlos para divertirte, o simplemente tirarlos. Pero, hicieras lo que hicieras, los que no hubieses usado al llegar la noche desaparecerían.
La vida es igual, solo que en vez de 1.440 euros, cada mañana al levantarte te encuentras 1.440 minutos. Tú decides qué hacer con ellos

Decide que harás con los 1440 minutos que te esperan a partir de este primer minuto... ¿Deberías? o ¿Podrías?

Cuidate......

Reacciones:

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails